skip to Main Content

¿Sabes por qué conducimos del lado contrario a donde llevamos el volante?

La circulación de los coches es, en nuestro país y en la gran mayoría del mundo, por la parte derecha de la calzada.

El lado de la carretera por el que conducimos no es arbitrario y está muy ligado al lado del coche en el que está el volante por una razón muy importante: la visibilidad al hacer las maniobras.

conducimos

Circulamos por el lado contrario al que está el volante ya que de este modo podemos ver con mucha facilidad el tráfico que se acerca a nosotros en una intersección. Si tuviéramos el volante a la izquierda, solo veríamos el tráfico que se acerca por nuestra izquierda y, si nos sentáramos en el otro lado, un pasajero podría entorpecer nuestra visión.

Por ese motivo o por pura casualidad, Ford popularizó su modelo T con volante a la izquierda para circular por la derecha en una época en la que no existían normas que indicasen cómo debía de ir un coche. Éste fue el más popular de los EE.UU. en las primeras épocas del automóvil y popularizó una manera de circular que no era nueva precisamente.

De hecho, los conductores de coches de caballos para el transporte ya iban por la derecha estando ellos sentados en la parte izquierda del carruaje, para así manejar mejor el látigo con su mano derecha.

Circular por la derecha es algo práctico para nosotros y, en general, siendo la mayoría de la población diestra, es lo más sencillo. Eso no quita que para los zurdos sea un poco complicado, claro. Eso sí, que la gran mayoría siga el mismo patrón, no significa que el “modelo” británico y el de sus colonias sea peor. Simplemente diferente.

Back To Top